Si crees que saber de vino está destinado sólo a Sommeliers, estás equivocado, yo he descubierto que la pasión, constancia y gozo al estudiarlo te pueden hacer más experto que a un maestro.

Aquí van 10 Tips para que lo entiendas con facilidad:

  1. – Cuando estés oliendo un vino, no trates de entender los tecnicismos que usan algunos sommeliers como tanino, resveratrol, retrogusto, prima nariz, etcétera, mejor enfócate en entenderlo como si fuera una persona nueva a quien recién conoces, descríbelo con adjetivos simples como sencillo/difícil, rústico/elegante, seductor/aburrido, varonil/ femenino, cerrado/expresivo, o cualquier otro que te venga a la mente con tan solo olerlo.

2.- Compra tres o cuatro vinos de la misma uva pero de diferentes nacionalidades y tómalos en un mismo momento para que entiendas el concepto más importante del vino que es su terruño o lugar de origen, verás como no volverás a generalizar diciendo que te gusta el Pinot Noir, Syrah, Malbec u cualquier otra cepa, pues entenderás que un Cabernet Sauvignon es totalmente diferente si es Francés que si es Chileno, Australiano que de Estados Unidos, y así son diferentes todas las variedades de uva según su lugar de procedencia.

3.- Cuando bebas vino hazlo con el tiempo para observarlo. Date cuenta que aunque los tintos son todos color vino, tienen matices distintos e intensidades muy variadas. Huélelo a conciencia en diferentes momentos y percibe como cambia y va evolucionando, descubre a qué aromas familiares te recuerda. Finalmente pruébalo pasándolo por toda tu boca (encías, mejillas, paladar, lengua, dientes), para que percibas sus sabores salados, dulces, ácidos y amargos. Pocos se dan el tiempo de probar un vino de esta forma y viven creyendo que no les gusta cuando en realidad simplemente no lo entienden.

4.- Reúnete con tus amigos algún día de la semana para hablar de vino, compren cada quien una botella del mismo precio y pruébenlos comparándolos, después voten por el mejor vino. Es como tener su propio club sin necesidad de ser expertos. Los motivará a investigar más pues querrán ser quién llevó el vino ganador en la siguiente reunión.

5.- Participa en eventos de vino, ferias, cursos y degustaciones, en los que tengas oportunidad de probar y conocer varias marcas y escuchar a sus representantes y aprender. Tendrás un panorama mucho más amplio de lo extenso y apasionante que puede ser el vino.

6.- Busca siempre acompañar el vino que tomes con algo de alimento, puede ser desde lo más básico como galletas saladas, pan blanco, pistaches, o algún menú muy sofisticado y planeado, como sea mezclar vino y comida siempre mejorará tu percepción y hará los sorbos más dóciles y redondos.

7.- Cuando te guste mucho un vino, guarda su etiqueta y lee su descripción, te ayudará a entender porque te gustó para así ir generando un estilo propio, y poder hacer tus compras más asertivas.

8.- Cuando viajes a países productores de vino, pide el vino del lugar. Es una gran oportunidad de conocer su cultura, costumbres, geografía y gastronomía a partir de sus vinos.

10.- Por último entiende que entre más vinos pruebes y más combinaciones con comida hagas, más irás sabiendo. El vino es una bebida que puedes tomar cotidianamente con moderación, verás como sin darte cuenta tu paladar se hará más exigente y tu entendimiento sobre esta increíble bebida será cada vez mejor.