Nuestro sitio

En nuestro sitio encontrará información actualizada sobre nuestros productos. Hemos pensado cada parte de este lugar para que su visita sea amena y pueda conocer en detalle los productos que fueron concebidos para paladares exquisitos y amantes del buen vino.

Nuestra misión

Está fundamentalmente basada en la representación y distribución de nuestros productos al mercado nacional

Valores

Creemos que la combinación de estos valores, nos permitirá fidelizar efectivamente a nuestros clientes, permitiéndonos asegurar la permanencia de nuestras marcas en nuestro mercado.

Nuestras bodegas

Además de disfrutar de las degustaciones que ofrecen las distintas bodegas, puedes adquirir los productos que más te gustaron.

La historia de ALH comienza en 1995, con la visión de Alberto Antonini y el compromiso de Antonio Morescalchi. Antonini, reconocido enólogo italiano y (ex director) de Antinori, tuvo la intuición de que el Malbec tenía un potencial enorme y Morescalchi tuvo el coraje de construir una empresa de cero, en base a esa intuición. En Diciembre de 1995, 216 hectáreas de tierra fueron compradas en el distrito Carrizal de Abajo, en el departamento de Luján de Cuyo.
Cuando en 1996 nuestro primer viñedo fue plantado, los trabajadores se enfrentaron a un duro altercado con las colonias de hormigas locales.

Cuando Nicolás Catena Zapata tomó las riendas de la bodega familiar a mediados de los 60, su abuelo y su padre aún elaboraban vinos de acuerdo a las antiguas tradiciones italianas. Seleccionaban uvas de sus viñedos históricos y añejaban los vinos en grandes toneles durante 3 a 4 años, obteniendo sabores algo oxidados que se orientaban en la dirección de un jerez. El mejor vino de la Familia Catena de los años 60 se embotellaba con la marca Saint Felicien, un Cabernet Sauvignon 100%.
Nuestro objetivo ha sido desentrañar los secretos de nuestra tierra para mostrar con orgullo nuestros vinos al resto del mundo.

Bodega Dante Robino, propiedad de la familia Squassini, es el resultado de la B cultura por el trabajo y el progreso, trasmitida de la manera más honesta de generación en generación. Una bodega familiar, con más de 90 años de experiencia, comprometida con la elaboración de vinos y espumantes de la máxima calidad. Bodega Dante Robino, reúne tradición y maestría en manos de la gestión familiar profesionalizada.
Fundada en 1920, se encuentra en el corazón de la viticultura mendocina; en el distrito de Perdriel, departamento de Luján de Cuyo. Enmarcada en un paisaje único, al pie de los Andes, integra la atractiva propuesta de la provincia «Los Caminos del Vino» y recibe, en un recorrido que fusiona lo enológico y lo artístico, a miles de turistas de todo el mundo.

Londres, 18 de septiembre de 2009 – Alejandro Vigil y Adrianna Catena regresaron de la Embajada Argentina en Londres, donde Nicolás Catena acababa de recibir el Premio al Hombre Decantador del Año entre un grupo de queridos amigos de todo el mundo. El Támesis estaba cubierto de niebla cuando Adrianna comenzó a contarle a Alejandro sobre el Gran Incendio de 1666, historias de otra noche de septiembre en Londres.
Adrianna es una historiadora que recientemente completó su Ph.D. en Historia en la Universidad de Oxford. Alejandro, un ingeniero de suelos, ha sido enólogo jefe en Catena Zapata desde 2002.

Ernesto Catena, el propietario de Ernesto Catena Vineyards en Argentina, es el hijo mayor de Nicolás Catena de Catena Zapata. Enólogo de 4ª generación, Ernesto ha viajado y vivido alrededor del mundo, y en el camino se ha licenciado en Ciencias de la Computación y Economía, una Maestría en Diseño en Milán y una licenciatura en historia en Londres. Definido por muchos como el lado «bohemio» de la familia Catena, es un incansable y ávido lector, pintor, coleccionista de arte, jinete, jugador de polo y arquero. Mientras era presidente de Bodegas Escorihuela, Ernesto sentía la necesidad de producir vinos que reflejaran sus creencias básicas: alta calidad, un estilo diferente de la mayoría de los vinos que se hacían en ese momento, volúmenes más pequeños y un fuerte concepto de marca.

En 1884 Don Miguel Escorihuela Gascón, hombre muy visionario y de gran tesón, dio origen en Mendoza a una de las empresas vitivinícolas de mayor prestigio de la República Argentina: Establecimientos Vitivinícolas Escorihuela. Desde la primera hora, su objetivo fue lograr vinos de máxima calidad. Por ello, siempre se tuvo muy en cuenta la elección y cuidado de los cepajes, la elaboración bajo métodos artesanales y la permanente incorporación de tecnología, con un equipo de calificados profesionales argentinos y el asesoramiento de reconocidos enólogos y técnicos extranjeros, que permiten mantener un alto nivel de calidad internacional.

Laura Catena tiene la visión de crear una nueva raza de vinos argentinos:
pequeñas cantidades, calidad artesanal y fiel a sus terroirs individuales. Ella comienza con algunas de las mejores frutas de Argentina de viñedos de gran altura y baja producción. La vinificación de vanguardia y el envejecimiento del roble (principalmente francés) elevan los vinos a un nivel de calidad exigido por los verdaderos conocedores de vinos. Las mezclas varietales finales entregan poder junto con complejidad y delicadeza. Son la máxima expresión de la gestión rigurosa de viñedos, la experimentación vitícola, los estrictos controles de riego, la vinificación especializada y la búsqueda de calidad a cualquier costo. Sus lanzamientos actuales incluyen Syrah, Beso de Dante, Malbec, Pinot Noir y Chardonnay.

Gente real de La Posta, los cultivadores, lo invitan a compartir la aventura, el escapismo y el romance de Argentina de una manera fresca y moderna.
Cada etiqueta de La Posta ilustra una historia de estas familias individuales.
Pruebe y dará la bienvenida a estos cultivadores en sus propias familias, en su vaso y en su corazón.
La Posta es la taberna donde los agricultores se reúnen para compartir una copa de vino e historias sobre la cosecha antes de su siesta diaria.

Lapostolle Wines fue fundado por Alexandra Marnier Lapostolle y su esposo Cyril de Bournet en 1994. Alexandra es miembro de la reconocida familia que se ha dedicado por varias generaciones a la elaboración de licores, espirituosos y vinos de alta gama.
En la creación de Lapostolle Wines, la familia ha mantenido el mismo compromiso absoluto con la calidad que siempre los ha caracterizado. Su objetivo es tan simple como ambicioso: crear vinos de categoría mundial utilizando la experiencia francesa y los magníficos terroirs de Chile.
Bajo la visión dedicada de Alexandra y Cyril, Lapostolle Wines ha sido pionero en la industria del vino en Chile y hoy sus vinos continúan elevando la región a través de la producción de vinos de primera calidad, con un fuerte énfasis en la sustentabilidad.
Hoy en día, Lapostolle Wines es reconocido en todo el mundo por su calidad y su extraordinaria capacidad para expresar el terruño chileno.

Bodega y Viñedos O. Fournier trabaja con proveedores de primera línea mundial,principalmente provenientes de Francia, Italia, Portugal y España, para los siguientes procesos en la elaboración de nuestros vinos:
La cosecha se realiza manualmente en cajas de 18 kg. por nuestros propios cosechadores, pudiendo de esta forma controlar la calidad de la uva desde el viñedo.
Para la selección de uvas se utiliza una mesa de selección, donde 40 de nuestros operarios eligen los mejores racimos. Adicionalmente, a partir de la vendimia 2002, se utiliza una segunda mesa de selección para la eliminación de raspones.
La bodega posee una prensa hidráulica vertical de canastos y con control de presión electrónico, para el prensado de los orujos. La crianza del vino se realiza en barricas de 225 litros de roble francés, en un 80% y americano en un 20%.

Los viñedos de la bodega SEPTIMA se encuentran en la zona de Agrelo, en la maravillosa provincia de Mendoza, junto a la majestuosa cordillera de los Andes. La bodega ofrece una amplia variedad de vinos argentinos tranquilos y espumosos.
Su arquitectura y estilo de construcción, los materiales utilizados y la disposición de los espacios hacen de este lugar una referencia indiscutible entre la reciente generación de bodegas en Mendoza. La bodega de 5500 m2 tiene una capacidad de 3.000.000 de botellas. La construcción se ha inspirado en el sistema ancestral de muros de piedra en seco, una técnica para construir muros ampliamente utilizada por los huarpes nativos que consiste en apilar piedras naturales.

En 1883, el bisabuelo de Federico Benegas Lynch, Don Tiburcio Benegas fundó la bodega «El Trapiche». Frente a la crisis económica que atravesaba la provincia, que era productora de alfalfa y de trigo, Don Tiburcio tenía la visión de que Mendoza debía ser un gran productor de vinos finos a nivel mundial y no solo se enfoca en su proyecto, sino también alienta a que otros productores incorporen nuevas técnicas y planten variedades finas repartiendo las estacas que había traído de Francia a todo aquel que quisiera plantar vides.
Federico se crio acompañando a su padre en la elaboración de vinos en El Trapiche. Tras la disolución de la empresa, se va a vivir a Buenos Aires. Pero su pasión por Mendoza y por el vino hizo que regresara en busca de recuperar el legado familiar.
Así es como en 1999 tiene la oportunidad de comprar Finca Libertad, un antiguo viñedo plantado por su bisabuelo Don Tiburcio, la cual fue la base del proyecto para volver a producir vinos de excelencia, los vinos BENEGAS. Dos años mas tarde compra una antigua bodega ubicada en Luján de Cuyo, la que restaura completamente siguiendo la arquitectura del siglo XIX e incorporando la mas moderna tecnología.
En el año 2000 se realiza la primera cosecha que se comercializa bajo el nombre
de Bodega Benegas.